Adobe Photoshop CS5: análisis de las principales novedades


Adobe Photoshop CS5: novedades para la fotografía

Extraido de quesabesde.com (versión completa del artículo)

Tras lanzar Adobe hace aproximadamente un año y medio la versión CS4 de Photoshop, el pasado lunes ponía sobre la mesa la nueva generación del programa: Photoshop CS5. Se comercializará en España a mediados de mayo con un precio de 850 euros para la versión estándar y de 1.200 la extendida.

Como ya sucedió en versiones anteriores, el recién nacido Photoshop CS5 se divide en tres partes bien diferenciadas: Adobe Bridge CS5 (el catalogador de imágenes del programa), Adobe Camera Raw 6 (el popular plug-in para editar fotos en formato RAW) y el propio Photoshop.

En quesabesde.com se han ceñido para la prueba a las funciones destinadas a la fotografía, dejando en el tintero aquellas herramientas que son utilizadas por diseñadores (como las funciones 3D o las dedicadas a la mezcla de colores para pintura). Precisamente, la única diferencia entre la versión extendida y la estándar es que la segunda prescinde de todas las herramientas que no son estrictamente necesarias para fotógrafos.

Para el análisis han utilizado un equipo con el que se trabaja sin problemas con la versión CS4 del programa: un iMac con 1 gigabyte de memoria RAM; un procesador Intel Core 2 Duo de 64 bits y dos GHz de velocidad; una tarjeta gráfica ATI Radeon HD 2400 de 128 MB de RAM, y el sistema operativo Mac OSX Leopard en su versión 10.6.3. En definitiva, la configuración mínima recomendada por Adobe para trabajar con el nuevo programa en Mac.

Rendimiento

La instalación tarda bastantes minutos en realizarse. En ese sentido, cabría reflexionar sobre si de verdad son necesarios todos los archivos que terminan alojados en el disco duro. Photoshop contiene muchas funciones que probablemente nunca usemos. Hubiese sido lógico que los usuarios más avanzados pudieran realizar una instalación personalizada con mayor precisión, descartando algunas funciones. Por ejemplo, las herramientas para trabajar en la nube son interesantes, pero muchos jamás las usarán Por otro lado, la velocidad de ejecución al usar ciertas herramientas, como el nuevo editor de archivos HDR, hacen que el sistema funcione con cierta lentitud. Algo normal, pues los algoritmos usados son de gran complejidad.

En cualquier caso, los cambios en el rendimiento desde CS4 a CS5 no son dramáticos, aunque sí hemos notado que algunas opciones de visualización han sido mejoradas usando la aceleración gráfica de la tarjeta del ordenador. Imaginamos que, sobre todo en la versión para Mac, los 64 bits se dejarán notar cuando trabajemos con grandes cantidades de memoria RAM.

Bridge CS5

El catalogador de imágenes de Photoshop sigue siendo una de las mejores apuestas a la hora de trabajar con grandes fototecas. A diferencia de lo que sucede con otros programas, como Adobe Photoshop Lightroom o Apple Aperture, Bridge no crea bases de datos en nuestro disco duro duplicando imágenes. Y esto se agradece a efectos de rendimiento (el programa es bastante rápido) y de ahorrar espacio en el disco físico. El programa se limita a incrustar un pequeño archivo de texto a la imagen que hayamos editado con Camera Raw. Entre las novedades de Bridge CS5 hay algunas nuevas opciones para crear páginas web con nuestras colecciones. Pero lo realmente importante es que ahora es posible exportar archivos previamente editados en RAW a JPEG. Una función que agradecerán aquellos que trabajen con Bridge catalogando y editando con Camera Raw sin usar el programa principal (que son muchos). Por otra parte, ahora es posible tener desde el propio Photoshop acceso directo a Bridge a través de la función Mini Bridge, que nos abre una versión reducida del catalogador en los menús de Photoshop (en esa caja también es posible usar la búsqueda de archivos con Spotlight de Mac OSX).

Camera Raw 6

No son demasiadas las novedades que incorpora el revelador de negativos digitales del programa, pero destacan dos bastante interesantes. Una de ellas es el reductor de ruido, un algoritmo que imaginamos que es el mismo que usa Lightroom 3 en su versión beta. También es interesante comprobar que se ha incorporado una función para añadir ruido “analógico” (grano) a nuestras fotos, para dar así un aire retro o un aspecto más cálido a ciertas imágenes con mucho ruido. Su uso se nos antoja muy recomendable en las tomas de blanco y negro disparadas con una sensibilidad alta.

Photoshop CS5

Y llega el momento de repasar las principales novedades que incorpora -en lo tocante al tratamiento de fotos- el principal programa de este paquete. Algunas de ellas son muy espectaculares, pero con una utilidad discutible para el trabajo que realizamos en el día a día. Otras son más modestas, pero sin duda bastante prácticas.

> Espacio de trabajo. Pocas novedades en lo que respecta al aspecto general respecto a la versión CS4, aunque vemos que se ha mejorado un tanto la organización de las barras de herramientas. En cualquier caso, todos los que hayan trabajado con la versión anterior trabajarán perfectamente desde el primer momento con CS5.

> Content-Aware. Cada vez que sale una nueva versión de Photoshop siempre hay una función estrella para que los periodistas puedan quedarse asombrados. Si en la versión CS4 podíamos cambiar la escala de una imagen sin alterar las proporciones de los objetos que en ella aparecían, en este CS5 la herramienta Content-Aware, que permite eliminar elementos del entorno sustituyéndolos por el fondo, es la gran novedad. Aunque, para ser justos, hay que decir que Gimp ya hacía algo similar. Es ciertamente útil y sorprenden sus resultados, pero Content-Aware tampoco es la panacea. Artistas y fotógrafos publicitarios agradecerán el poder quitar fácilmente elementos superfluos de una imagen, aunque el resultado obtenido casi siempre precisará de un retoque posterior con la herramienta del tampón. La cosa pinta mucho peor para los editores gráficos de la prensa, que ahora tendrán grandes dolores de cabeza para averiguar si una foto ha sido o no retocada con esta función. De hecho, la facilidad de uso de la nueva herramienta puede propiciar que muchos caigan en la tentación de eliminar algún pequeño elemento de sus imágenes, y hay que recordar que justo eso fue lo que provocó la descalificación de uno de los ganadores del último certamen de los premios World Press Photo. A nivel práctico, la nueva utilidad puede ser usada como pincel, de forma que al pasar el cursor por encima de una superficie, ésta desaparece como por arte de magia. También puede usarse realizando una selección con la herramienta lazo o realizando una máscara. En definitiva, estamos ante una especie de evolución más o menos inteligente del citado tampón.

> Mayor precisión en la realización de máscaras. Una de las constantes en la evolución de Photoshop desde hace años ha sido la mejora de las herramientas para la creación de máscaras. En esta ocasión, la selección de contornos complejos ha mejorado notablemente. Gracias a la inclusión de nuevos algoritmos es posible seleccionar objetos con perfiles muy complicados. En el caso de los retratos esto es especialmente útil, pues nos ahorra bastante tiempo a la hora de realizar máscaras del pelo, algo que también notaremos al seleccionar animales o cualquier objeto con una superficie muy irregular.

> Corrección automática de la línea del horizonte. Aunque se trate de una herramienta menor, lo cierto es que se nos antoja bastante útil. Con ella podemos enderezar fácilmente fotografías torcidas simplemente marcando la verdadera línea del horizonte. Estamos seguros de que muchos la usarán bastante. Lástima que no esté presente también en Camera Raw.

> Edición avanzada de imágenes de alto rango dinámico (HDR). Photoshop es uno de los grandes culpables de que hoy veamos fotos HDR por todas partes. Desde que se incorporó la función de crear esa clase de imágenes en la versión CS2, el fenómeno se ha disparado como la pólvora. La técnica, utilizada mayoritariamente por aficionados y por algún fotoperiodista con ganas de dramatizar en exceso, produce a estas alturas cansancio. Por ello, Adobe ha decidido mejorar la edición incorporando un nuevo módulo que permite trabajar con ellas de forma más avanzada. De la nueva herramienta cabe destacar que es posible lograr con ella acabados que parecen fotos de verdad, y no dibujos con colores chillones. Para lograrlo, Photoshop permite eliminar los halos fantasma tan característicos de esa clase de imágenes.

> Puppet Warp. Esta herramienta descompone la imagen en celdas en las que podemos insertar anclajes. Al moverlos, podemos modificar las formas originales del sujeto con el que estamos operando. La función, que recuerda a la edición de objetos que realizamos con programas de ilustración vectorial, puede tener sentido para manipular en fotografía publicitaria la forma de algunos productos. Ni que decir tiene que exprimiremos mejor sus posibilidades trabajando con objetos recortados sobre un fondo neutro.

> Corrección de lentes. Una de las grandes novedades para los fotógrafos es la incorporación de un filtro para corregir las distorsiones ópticas y cromáticas de algunas ópticas y cámaras. Aunque la base de datos que incorpora la versión que hemos probado es bastante modesta en cuanto a los modelos soportados, la verdad es que nos ha causado una grata sorpresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s